Objetivodehielo.Navacerrada.2013.Enero.07Es un elemento de ayuda para la realización de la cuña, pueden ser de plástico, metálicos, rígidos, flexibles, su función es mantener las espátulas de los esquís unidas (convergentes) a una corta distancia evitando que lo esquís se separen (divergentes).

Como todos sabemos la cuña es una técnica que nos reduce la velocidad y nos lleva a la frenada.

Cuándo y por qué usaremos esta herramienta?: Principalmente en niñ@s de poca edad, entre los cuatro y siete años aproximadamente. Sabemos que la edad ideal para el inicio del esquí son los cinco años, pero no esta desaconsejado que puedan empezar un poco antes. Aquí es donde el obliga-cuñas puede tener un papel importante, siempre que no se abuse de el. Puesto que nos podemos encontrar con niñ@s que estén justitos de fuerzas a la hora de mover sus esquís,  e incluso no consigan realizar el ejercicio por falta de compresión, por supuesto ponemos nuestro lenguaje en modo niño, intentamos hacer la casita, el quesito, etc…,Previamente  hemos estado trabajando lo ejercicios auxiliares que nos dan la transferencia necesaria, en el plano y en la pequeña pendiente, que esté en la posición más idónea e incluso le quitamos los esquís y que pruebe hacer el gesto sin ellos, etc, y nada. Ejemplos: en niñ@s que no separan los talones hacia fuera, para separar la colas de los esquís por falta de fuerza, o porque obliga sus rodillas hacia fuera apoyando los cantos del exterior produciéndolo una palanca en contra , que nos juntan las rodillas y nos separan las espátulas (divergencia)…. Pues en su mayoría colocando al niñ@ frente  al profesor en dirección a la pendiente le unimos las espátulas con el obliga-cuñas, separamos sus talones, colocado en la posición de cuña sujeto a las empuñaduras de los bastones del profesor y tirando de él hacia la linea de la pendiente, una vez en marcha le indicaremos que separe los talones, esta técnica nos facilita el no perder la cara al niño ya que no nos tendremos que agachar para sujetar su espátulas con las manos a la vez que vamos de espaldas a la pendiente.  Cuando lleguemos a la base de la pista les quitaremos el obliga-cuñas y probablemente el niño  haya grabado la posición, en ese momento retiraremos el obliga-cuñas pues el niño ya entenderá lo que le pedimos. No olvidemos que el obliga-cuñas o cuñero es para facilitar la maniobra al niño y no para la comodidad del profesor. En niño@s a partir de seis años lo utilizaremos en casos donde lo veamos de gran ayuda  y su retirada será a la mayor brevedad, pues el niño rápido reconocerá la técnica que tiene que realizar.
En mi experiencia esta herramienta me ha sido de ayuda y con buenos resultados, utilizándolo siempre en su justa medida. Aconsejo un cuñero que sea flexible ,que la separación de las espátulas se realicé a través de una goma, ya que la goma deja que los esquís transmitan más sensaciones, y más independencia de movimientos en cada pierna.

Objetivodehielo.Navacerrada.2013.Enero.668

Juanma Garcia.
Técnico Deportivo en esquí alpino nivel II.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *